El cardenal Infante cambia el color de la salita