El «enfant terrible» de la Corte, de shopping por Callao